O la manipulación productiva.

La reacción es siempre la misma, los ojos se abren como platos y de repente la atención de mi interlocutor se enfoca en mi con la avidez de un adicto, cada vez que comento que soy experto en Técnicas Avanzadas de Comunicación Persuasiva aplicadas al entorno empresarial. No suele escucharse que una persona diga “ mi empresa me persuade para ser más productivo y que esto me haga feliz. Además, lo hace fenomenal y me siento muy orgulloso por ello”, y sin embargo este es uno de los principales objetivos de todos y cada uno, repito, de todos y cada uno de los departamento de Recursos Humanos. El objetivo no consiste en que los empleados de su empresa repitan esta frase, sino en que aúnen productividad y felicidad, pues dicho de esta manera suena mucho más… correcto.

Mi empresa me persuade manipula

Los más mojigatos suelen reprocharme que incito a los jefes a manipular a sus empleados para lograr sus objetivos personales, del departamento o de la empresa y que eso no es ético. Suelo ponerme muy serio, de repente esbozo una sonrisa y contesto que no incito a nadie a manipular, que las personas (todas) ya somos manipuladoras y que mi labor consiste simplemente en hacerles conscientes de ello, y a partir de hay les ayudo a lograr su objetivo de una manera más eficiente. Como ya compartí con vosotros en varios artículos de elpeoncoronado.com, el trabajo de un jefe consiste en hacer que las personas de su equipo hagan y no en hacer que las personas de equipo sean. Es imposible hacer que los otros hagan sin unas mínimas competencias para persuadir o manipular.

Adulterando lo que aprendí del maestro Warren, suelo decir que la habilidad de un jefe para persuadir o manipular a sus colaboradores es directamente proporcional a su capacidad para aceptar la verdad de la naturaleza humana.

¿Cuál es la diferencia entre persuasión y manipulación?

Antes de seguir leyendo, piensa durante un instante cuál es para ti la diferencia entre persuadir y manipular.

Muchas de las personas a las que pregunto suelen decirme que la persuasión está basada en la lógica, en la razón, en lo objetivo, mientras que la manipulación se fundamenta en trampas, trucos y artificios verbales. Otra manera de responder parecida a la anterior es aquella de los que aseguran que la persuasión se cimienta en el respeto de lo ético y de lo moral, del interés común, mientras que la manipulación hunde sus raíces en el espurio interés egoísta. Vamos que la intención del comunicador marca la diferencia. Son pocos los que admiten que son incapaces de reconocer la diferencia entre persuadir y manipular. Pero, sin lugar a dudas, mi respuesta favorita es la que defiende que persuadir es lo que uno hace, y manipular lo que hacen los demás…

Ya he dicho más arriba que la capacidad de un jefe para persuadir o manipular es directamente proporcional a su capacidad de aceptar la esencia de la naturaleza humana y en especial estas dos crudas verdades:

1.- Todos somos manipuladores. Sólo unos pocos aceptamos esto, la mayoría somos hipócritas, lo que afecta a nuestra efectividad en la comunicación con los demás. Tenemos que ser conscientes que cada vez que intentamos cambiar los pensamientos o los comportamientos de uno de nuestros colaboradores intentamos manipularlos. Es posible que la persuasión sea la herramienta que usamos para manipular, pero sea como sea lo que deseamos es que el otro haga lo que nosotros queremos, aunque nos digamos que es lo correcto.

2.- Todos pensamos que nuestros principios morales y éticos son los correctos. Nuestro mayor impedimento para comprender y persuadir en el comportamiento humano es que nuestro sentido de la moralidad y de lo ético nos influye inconscientemente distorsionando como percibimos a los otros, lo que tiene como consecuencia que inevitablemente se altera la manera en la que interactuamos con ellos. Lo hacemos desde nuestro punto de vista y no desde el de nuestro interlocutor, condenándonos al fracaso.

Si eres incapaz de aceptar la crudeza de estas dos verdades sobre la naturaleza humana, entonces tu capacidad para ser un buen persuasor o manipulador es bastante limitada, y lo peor de todo es que cuanto más incapaz para persuadir o manipulara eficazmente,  más sencillo es que caigas bajo los influjos de un buen persuasor o manipulador. La ignorancia te convierte en una presa fácil.

Teniendo en mente la pequeña pincelada que te acabo de dar sobre el arte de la persuasión y de la manipulación, es indiferente que consideres ético o no que las empresas utilicen Técnicas Avanzadas de Comunicación Persuasiva para lograr que sus empleados rindan como esperan. Lo importante es que te apresuren en conocer y dominar estas técnicas, ya sea para utilizarlas en caso de que consideres que un jefe debe persuadir a sus trabajadores, ya sea para defenderte de aquellos que las utilizan contigo para manipularte. Tú decides, pero piensa que la ignorancia no te protege de sus efectos sino todo lo contrario.

¿Quieres saber más sobre cómo manipular o persuadir eficazmente? Ponte en contacto conmigo aquí.

Suscríbete a la newsletter

Sígueme en TwitterSi te ha gustado este artículo, por favor, ¡compártelo!

MI EMPRESA ME PERSUADE
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *